Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

29 jun. 2016

Bochorno Nivel 10

Ayer nos encontramos con una tarde en que el bochorno estaba en nivel 10 y no me refiero al bochorno causado por el resultado delas elecciones sino al causado por una tormenta de verano que no llegó a caer nunca y nos dejó una tarde de lo más pegajosa. En nuestro afán de seguir con el entrenamiento afgano decidimos al ver ciertas nubes que empezaban a formar una tormenta que iríamos a Castillo de Bayuela esperando que cayera algo de agua y refrescara el ambiente. ¡Qué lejos de la realidad nos quedamos! Se formó un tormentón, se puso el cielo pesado, plomizo, denso y la humedad subió hasta los límites máximos recomendados en un concurso de camisetas mojadas pero no cayó ni una gota. Los litros de agua de beber desaparecían y así y todo estuvimos escalando toda la tarde haciendo mucho más de lo que habíamos pensado previamente y de lo que pensamos al llegar. Lega, Laura, Cabe, Toni, Raúl y yo éramos los únicos listos para batallar a pie de bloque y puedo confirmar que lega y yo hicimos hasta 9 bloques en dificultad ascendente, si nos lo dicen antes de empezar se nos parte la mandíbula de la risa pero no teníamos otra cosa que hacer.


Lega arqueando, suerte que las regletas por lo menos dan algo de juego, en "El Chapista". El hecho que esta roca da algo de canto permite por lo menos moverte.


Cabe en "Lolita" en una imagen que viéndola así con estos colores bien podría tratarse de una piedra en medio del Desierto de Namibia.


Lega Photo tirando de amante de las tecnologías preparado para dar rienda suelta a su creatividad fotográfica.


Cabe en "Pornololo" donde las hierbas requemadas dan una idea de lo que es esta zona en verano.


Toni saliendo de "Pornololo" ya casi a la hora de irnos y con el mismo bochorno que al principio. Ayer me decía no sé quien que si estábamos locos. Le contesté que prefiero pasar las tardes en el campo que encerrado en casa pasando el mismo calor. Y está claro, demostrado desde hace tiempo, que el entreno afgano te devuelve en septiembre u octubre un punch que no es el mismo que si descansas en verano. O eso quiero yo pensar.

No hay comentarios: