Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

15 jul. 2017

Reciclados 2.0

Como cada año durante el verano en Hoya Moros se reúnen reciclados de las más diversas procedencias. Me explico, gente de aquí y de allá, de todas las edades que se van a pasar unos días o semanas haciendo que el vivac de la Pacheca parezca el mismísimo Camp 4 de Yosemite, bueno igual se me ha ido un poco la mano con la comparación. Yo había quedado el miércoles con Indi, Mikel, Till (que es el okupa oficial), Marco, Álvaro y Jaime. Además había mucha gente de todos lados, más lo que me he cruzado hoy cuando yo bajaba y ellos subían. Cuando llegué yo, ya se habían hecho fuertes en el vivac del Cimata por lo que la comodidad estaba asegurada.
El jueves despertábamos más tarde de lo acordado la anoche anterior y nos lo tomábamos además con más calma de la esperada pero empezábamos calentando en la zona.


Indi en "La Arista Vinagre", un bloque que no habíamos hecho ninguno de los del equipo de Reciclados del Cimata y que disfrutamos mucho.


En "Criptex" estirando al límite del punto de no retorno, en concreto el de mi columna, e inmortalizado gracias a Indi que cogió mi cámara.


Indi bloqueando fuerte en "La Isla del Tesoro", una de las joyitas a la sombra de este sitio tan peculiar donde a lo largo del día pasas frío, calor, bochorno, sed, hambre, fatiga y sueño de forma cíclica. Llegando ya a las 15:30 horas nos íbamos a refugiarnos del sol y a comer para luego pegarnos la siesta de los campeones y proseguir con el acoso y derribo de bloques por la tarde-noche.


Clásica puesta de sol y a la vez pistoletazo para las grandes gestas y retos de renombre.


Indi entraba en modo kamikaze con la mente puesta en la salida de "Shangri-La" y como veía que no podía subir también se metió en la línea de la derecha, la vecina "Juego de Tronos". Finalmente, rendidos ante la evidencia nos retirábamos a cenar a medianoche para al día siguiente levantarnos pronto e ir a los bloques que queríamos probar cada uno. Buena cena, buenas risas, buenas chistorras y a la cama, o mejor dicho al crashpad.


A pesar de contar con un despertador con un contundente tono de cencerros salvajes, nos volvíamos a despertar tarde, volvíamos a desayunar con la calma y salíamos con calorcete todavía aguantable gracias al viento.


Mikel tenía ganas de "Kinkal Krack" y no tardaba en sacar su secuencia para subirse por esta clásica línea.


Indi andaba con la mosca detrás de la oreja con "Producto Infinito" y no paró hasta que lo probó y vio que las condiciones a esa hora ya eran entre malas y nefastas. Repetimos el mismo plan que el día anterior, comer, siesta y volver por la tarde a escalar.


Till en "La Arista de la Pacheca" donde se dejó encerronar por Indi pero sólo un rato y rápidamente lo descartó. No como Indi que fue claramente en progresión hasta que se rindió, aunque estuvo muy arriba y no caía porque le faltara algo, simplemente por la intimidación de la altura. Así que ya era el momento de cenar de nuevo a la 1 de la madrugada y la promesa de levantarnos pronto hoy otra vez para que Indi y Till fueran a probar el "Portucuco" a primera hora. En teoría hoy iba a ser más fácil ya que yo si me levantaría pronto para regresar a casa. Cuando me he levantado he intentado despertar a Indi pero ni me ha oído ni a las vacas. Ya sólo cuando recogía y me iba nos hemos despedido pero no se ha levantado, de nuevo al saco. Ahí he dejado a los reciclados.

9 jul. 2017

La Cecina Nos lo ha Dado Todo

Ya hace semanas e incluso meses que la temporada de bloque en Zarzalejo finalizó, hasta ayer sólo se podía acceder con traje de vulcanólogo. Sin embargo, ayer por la mañana tuvimos una ventana muy rica, como dirían algunos, y nos plantamos en Zarzalejo para aprovechar un poco la jornada ya que a media tarde teníamos la celebración del aniversario de un grande de la zona David Rastas. Lo mejor es que había un concurso de tortillas de patata y si bien parecía que había grandes favoritos, rápidamente se vio que tortilla iba a ser winner horse. Sólo una mente privilegiada, libre, abierta, futurista podía idear una tortilla de patata con una capa de cecina por encima. Evidentemente no me estoy echando flores ya que la idea venía del inefable Indi. Aunque más tarde retomaré el hilo de tan excelsa y brutal competición. 
Durante la mañana habíamos quedado unos cuantos para tratar de hacer el Mal entre los bloques de la zona y al meeting point acudían Toño, Luisito, Álex, Indi y yo aunque más tarde se nos unirían Davilo y Lidi. La cosa empezaba con cielos azules y nubarrones aderezados con un viento muy interesante y nos poníamos a calentar.  


Toño calentando en "Bavaresa Bisagra" la clásica arista de La Pradera donde no se estaba nada mal por la mañana.


Luisito que ha vuelto de entre los muertos al mundo de la escalada se encargaba de tachar todo aquello que no tenía como este bonito espolón llamado "Han Solo".


Cooper estaba también feliz de sacarse por un día el traje de perro vulcanólgo de amianto.


Indi se mostraba intratable sabiéndose vencedor del concurso de tortillas de la noche con su creación y así transmitía esa sensación en "Masai Mara".


Álex, al igual que el resto, estuvo entregándose a fondo en esta técnica arista que cuando el sol se colaba entre nubes la dejaba con un tacto sepia muy desagradable.


Lidia (bella) con el atento porteo de Indi (bestia) en el clásico bloque que no se suele probar mucho "La Bella y la Bestia" que no sé porque pero siempre me viene a la cabeza con una imagen de Iván Luengo mimetizado en ese bloque. Finalmente, ya por la tarde el viento paraba y era hora de dedicarse en cuerpo y alma al comercio y bebercio por lo que no íbamos a casa de David y Natalia para comenzar con el concurso de tortillas que luego resultó estar amañado como las elecciones a presidente de cualquier federación deportiva de este país.


Epicentro mundial de la tortilla de patata (Foto de Natalia). En definitiva, ganó Miguel Cabezas contra pronóstico aunque él fuera el único profesional del sector de la gastronomía de entre lo peor de un grupo de amateurs que iban de pro. Sin embargo, hay que mencionar las irregularidades en el recuento de votos, propias de una república bananera que privaron a Indi de su más que merecido triunfo con una presentación quizás demasiado innovadora y futurista para mentes clásicas y cerradas. La cecina nos lo ha dado todo.









.

6 jul. 2017

De Nuevo en la Rutina

Y tras un agotador fin de semana en Hoya Moros, el consecuente reposo del lunes porque uno no podía ni pestañear, los quilombos del martes, ayer era momento de volver a nuestro hábitat particular, Castillo de Bayuela, sede europea habitual del Desierto de Lut. Lega y yo llegábamos a las 5 y media de la tarde y luego se uniría Toni, quien no perdona una siesta, y Cabe, que no perdona el Tour de France.
Por cuestiones de sombras y eso, elegíamos el sector Jungla también porque ahí hay algunos temas interesantes por resolver que quizás en otro momento del año pueden ser factibles pero que ahora tampoco pasa  nada por probar si no hay nada mejor que hacer. Así que tras llegar, beber y descansar un poco, empezábamos a percibir el viento pre-tormenta como nos dejaba sobrevivir y nos calzábamos los pies de gato para hacer una circuito de calentamiento que rápidamente se convierte en un circuito de apretones. Luego teníamos algunos objetivos donde apretar un poco más.


Lega en "Have You Ever Seen..." buscando la sombra de la cueva típica del sector. La cosa empezó suave y ahora mismo tengo dos yemas en riesgo de gangrena. A la sombra de la cueva y de los bloques altos de la entrada del sector escalábamos unas cuantas líneas y desde ahí nos movíamos algo más arriba.


Lega en "Verdades Como Puños" donde ahí hacíamos un par más de bloques para nuestro entreno veraniego, donde estamos enfocados en la cantidad más que la calidad. Y cuando hablo de calidad no me refiero a la belleza de las líneas sino a la dificultad. El lema es escala todo lo que puedas que no sabes que pasará mañana.


Toni rápidamente entraba en calor y se ponía con "El Catador de Mate", una línea que nos costó a Lega, Toni y a mi más de lo que en un principio pensamos y cada uno acabó haciéndola con una secuencia diferente pero en definitiva salió y no sin esfuerzo. De ahí bajábamos de nuevo buscando una línea más dura que no tenemos ninguno de los 3 pero el viento paraba, las nubes aparecían y la sensación de bochorno pre-tormenta aumentaba hasta que ya a las 9 y media decidíamos ir a la CabeVan donde esperaba la cerveza helada y los munchies. Al final entre pitos y flautas, hora de meterse a la cama la 1 de la madrugada, lo peor es que algunos aun no estamos de vacaciones.

3 jul. 2017

Lo que la Hoya te Da, La Hoya te Quita

Una frase que refleja un poco lo que viene siendo estar en Hoya Moros, y que no ha cesado de repetirse durante el fin de semana. A veces te da y otra veces te quita pero siempre estás en plena naturaleza disfrutando de ella. Fin de semana muy intenso rodeado de amigos y amigas en el precioso entorno que es ese lugar y donde no sólo se trata de escalar y encadenar. El fin de semana empezaba el viernes cuando recogía a Cabe en su casa  y poníamos rumbo a Hoya Moros donde nos esperaban Lidi e Indi y más tarde llegarían Miguel Cabezas e Irene y ya la mañana siguiente LuisPa, Lega y Nuria. Además nos encontrábamos a nuestro amigo alemán Till con su amigo Mikel. Todo perfecto para empezar. 


El viernes por la tarde disfrutábamos de este bonito y típico atardecer de Hoya Moros en modo relax con Lidi absorbiendo los últimos fotones del día.


Y el sábado por la mañana Indi se despertaba pronto y empatizaba con la naturaleza expulsando malas energías y meditando en un mano a mano con la Madre Tierra.


El resto, a lo de siempre como muestra Cabe en la foto. Escalar, pasar frío a la sombra, pasar calor al sol y subir piedras que en definitiva es a lo que íbamos. Bloque por aquí, bloque por allá, unas risas, un reposo y a por otro.


Nuria peleó duro con "Mystic River" pero finalmente no logró su cometido que no era otro que encadenarlo.


Lega en el precioso y estético "Gravity" donde Nuria y Cabe también se metían en la línea y salían por arriba ante mi recomendación e insistencia. Y es que ésta es una de las líneas que se debe escalar cuando estás en Hoya Moros, no por su dificultad intrínseca sino porque hay que hacerla y disfrutarla.


Miguel en "Liquid Sun" otra buena línea que merece la pena y que como indica su nombre es mejor que la pilles a la sombra. La verdad es que el viernes noche y el sábado hizo fresco y a la sombra concretamente hacía frío. Al sol se podía estar pero el domingo todo esto cambió y ya pasó a ser  lo típico. Al sol muerte, a la sombra supervivencia.


Indi, que está en modo entre animal y superpoderoso, luchando mano a mano con LuisPa en "Portucuco"  durante el atardecer del sábado y es que le fue muy bien su empatía con la Madre Tierra. El domingo por la mañana ya se notaba otra meteorología y empezaba a hacer calor y sol penetrante por lo que empezamos a movernos algo más pronto y volvimos a la zona del principio del Caos donde habíamos estado la tarde-noche anterior.


Nuria en "Piorniman" otra de las buenas líneas de la Hoya donde te tienes que parar por lo menos para hacerla una vez.


LuisPa en "Portucuco" donde estuvo realmente cerca de hacerse con este bonito filo desplomado pero enseguida comenzó a hacer calorcete y ya vio que seguir era tirar el día a la basura por lo que nos fuimos hacia dentro del Caos.


LuisPa se merendaba "Dulcimer" a flash, como debe ser, para quitarse el mal sabor que le había dejado saborear las mieles del triunfo y ver como llegaba Winnie the Pooh en forma de calor y se las arrebataba. La hora de comer marcaba la pausa y ya con esas condiciones de calor poco más se podía hacer hasta la noche, así que los que teníamos que volver el domingo empezamos la peregrinación de regreso a los coches tras un fin de semana donde he acabado con dolor de costillas de reír. 

28 jun. 2017

Decimoséptima Temporada Bayuelera del Año

Ayer empezaba una nueva temporada de bloque en Castillo de Bayuela que puede que se alargue dos días incluso. La temporada de bloque en esta escuela dura lo que dura un día bueno, así que había que ponerse manos a la obra y Lega, Raúl y yo cogíamos los cacharros y nos presentábamos en el sector Antídoto buscando el viento que suele soplar ahí arriba. Además, en un alarde de locura los pedriceros Marco, Nacho y un par de amigos más de la sierra se han venido unos días para aquí, que conste que les avisé, y parece que han acertado contra pronóstico y andan escalando por las tardes y noches.


Raúl calentando en el agradable "Gofre" a la sombra y con una buena brisa constante que nos permitió disfrutar de la tarde sin pasar calores. A pesar de su lesión en el pie, Raúl ha vuelto y evidentemente nos ha segudio pasando por encima como de costumbre. Tras una ronda de calentamiento adecuada estuvimos escalando los bloques a la sombra a la espera que las nubes que se veían en el cielo empezaran a dar sombra a todos los bloques. La temperatura era excelente para la época del año y mucho más si la comparamos con la semana pasada.


Lega en "Pim Pam" una buena línea apretada de pocos movimientos y todos fuertes.


Cooper disfrutó al no tener que estar cobijado debajo de alguna roca buscando una sombra y es que ayer la tarde fue muy buena.


Raúl explotando sus donde de pilatista profesional en el duro "El Hijo Bastardo de Jacky Godoffe" donde al rato ya se podía pasar al otro lado porque las nubes y el atardecer dejaban listas las otras líneas.


Toni, recién llegado, calentaba tranquilamente y se unía a la fiesta en "El Bonsai". Ayer sin embargo, no me encontraba yo fino y andaba bastante cansado y me fui luego con la sensación de haber desperdiciado una temporada entera pero hay días y días. Marco y sus amigos comenzaban a descubrir el sector y las regletas bayueleras haciendo bloques como "El Enebro" o "Euskal Herria" haciendo delicias para sus dedos. Nosotros nos fuimos y ahí se quedaban ellos, con sudadera, para aprovechar esas primeras horas de la noche buscando el frescor.

25 jun. 2017

Por Aquí y Por Allá

Fin de Semana de aquí para allá que empezaba con una visita a Valsaín el sábado por la mañana con Lega, Nuria y Laura que llegaba de viaje y se apuntaba directamente al fregao. Nos pareció una de las mejores opciones para escalar en un ambiente fresco y no fallamos en la elección ya que el pinar que da nombre a la zona y su ubicación en la cara norte de la sierra proporcionan un descenso de temperaturas asegurado si lo comparamos con el infierno toledano. Sin embargo, en vez de ir hacia el sector clásico donde se encuentra "La Bellota Mecánica" nos íbamos hacia el  otro lado de la carretera, río abajo, donde el año pasado Miguel Cabezas & cia habían abierto unas líneas nuevas. Aunque ya estuve el años pasado no me ha importado repetir algunos de los bloques y hasta he hecho uno nuevo. El pero del sector es quizás la escasez de líneas pero bien merece una visita.


Laura en "Bryophyta" una bonita placa que hacíamos todos uno detrás del otro y ella la finiquitaba sólo llegar tras darse un baño en el río Eresma para quitarse el calor del viaje.


Cooper en pleno relax a la sombra tras una buena sesión de piñismo extremo.


Lega en "Aristóteles" donde estuvo siempre bastante reservón hasta que salía el método para luego ejecutar rápidamente. Yo también me hacía con esta línea que el año pasado no pude.


Nuria encadenando in extremis "Cuando Pica La Marabunta" una vez la encadenamos los 3 estuvo a punto de abandonarse y rendirse pero en un buen último pegue todo salió perfecto. Algunos bloques más, algún bañito y ya sobre las 20:30 h nos íbamos hacia Peñas Blancas donde Marco y Álvaro, los becarios de Miguel Cabezas, estaban ahí esperando para hoy mostrarnos parte de las nuevas líneas que se han estado abriendo ahí.


 Peñas Blancas, donde siempre te asombras que haya roca y más roca, roca por todos lados.


 Nuria saliendo de una de las buenas líneas que hemos hecho hoy.


Álvaro en una de las líneas que hemos hecho para calentar.


Laura en "Eliminante" una buena línea que hemos hecho y que su nombre no hace más que describirla. Cuando ya llevábamos un rato hemos estado comiendo cuando más calor hacía, que no era mucho pero suficiente para parar. hasta que cuando íbamos a emprender la marcha de nuevo ha empezado la tormenta anunciada y ya hemos tenido que retirarnos a los coches y cada uno a su casa después de un fin de semana por aquí y por allá.

21 jun. 2017

Ejercicio de Supervivencia

Si, es verano y hace calor pero hay varias opciones más que salir a escalar. Piscina, bares, casa y sin embargo a la que podemos nos vamos a tocar roca aun sabiendo que las condiciones serán nefastas y que posiblemente haga mucho calor. Y es que es verano, que esperamos sino.  Nuestro roco es la roca así que Lega y yo llegábamos ayer a las 5 de la tarde a Castillo de Bayuela con la intención de escalar lo que se pudiera. Nos marcamos un objetivo que era buscar un lugar con sombra y algo de brisa para escalar en formato circuito todo lo que pudiéramos y el objetivo estaba entre hacer 6 y 8 líneas y pegarle unos pegues a un proyecto de la zona, proyecto para nosotros.
Nada más lejos de la realidad, las 7 Plagas Bíblicas acechaban en forma de: calor, bochorno, moscas, hormigas, culebra, espigas y cualquier otra imaginable. Sin embargo, como dice Miquelet the best never rest y nos poníamos a ello.


Bueno miento, Cooper y Wilma si descansaban a la sombra pensando que porque estábamos haciendo el zumbado por ahí. Tras el calor inicial, que no era peor que la semana pasada, se empezaron a formar nubes de tormenta y a escuchar truenos pero de repente la brisa nos ofreció los mejores momentos de la tarde ya que se estaba a gusto aunque el bochorno aumentaba.


Lega en el famoso "Tiburón", bloque que da nombre al sector. Y es que buscábamos la sombra como las cucarachas huirían de la radiactividad tras el holocausto nuclear.


Equilibrismos en "Réquiem por la Perdiz", todos estos bloques que en inviernos salen con la gorra tienen un coste físico adicional a treinta y pico grados. Foto de Lega.


Lega en "La Pastilla de Jabón" donde la táctica era igual que en los otros, apretar e ir rápido, sin parar ya que cuando te paras a ver o a pensar los cantos empiezan a resbalar porque tienen una fecha de caducidad de un segundo.


Lega en "El Hormiguero" con las nubes que no dieron la vida al fondo. Los truenos se oían más y con mayor frecuencia y sin embargo estábamos convencidos que no nos íbamos a mojar como sucedió al final pero la sombra y la brisa ya valían un imperio.


El juego de luces que había en ese momento era como poco espectacular pero nosotros seguíamos a lo nuestro, a por nuestro objetivo del cual previamente ya habíamos descartado los pegues a nuestro proyecto porque si en invierno no salía, ahora quizás sería un poquito más difícil. Aunque el objetivo de 6-8 bloques en plan circuito estaba en la mesa aun y sobre las 9 de la noche llevábamos 7 bloques cuando apareció a las 9 y media Cabe con cervezas y patatas. Ante ese estímulo ya no podíamos hacer más que abandonarnos al comercio y bebercio, yo creo que nos lo habíamos ganado.


"Rino Derecho" era la última línea que hacíamos (Foto de Lega) cuando ya habíamos visto a Cabe aparcando la furgo abajo, así que en el parking al lado del arroyo nos tumbamos y nos relajamos entre risas y batallitas pensando ya en la próxima tarde calurosa que saldremos. De momento, sino tengo nada que hacer estoy abierto a hacer esto como cada verano. No me importan las condiciones si la compañía es buena y hay bloques para escalar.

15 jun. 2017

A la Fresca

Pues resulta que hoy es día del Corpus Christi y no es que Lega y yo seamos muy religiosos pero lo interesante de este día es que es festivo en el católico y conservador Toledo. Ayer por la mañana hablábamos de donde podríamos ir para poder escalar un poco ayer tarde u hoy por la mañana y pensáramos lo que pensáramos sólo me venía a la cabeza fuego a llamaradas en todos lados. De repente, se me ocurrió que quizás en La Plataforma de Gredos podríamos estar a una temperatura decente donde por lo menos respirar en esta ola de calor pre-veraniega. Dicho y hecho, al salir del trabajo recogíamos todos los enseres, los inseparables Wilma y Cooper y para postre recogíamos al tullido Rodri que esta pasada semana le habían operado del ligamento cruzado de la rodilla tras una mala caída en Fontainebleau. Con tal de salir del infame calor de estos días, en cuanto oyó el plan cogió sus muletas y se animó.
Llegábamos a la Plataforma y había veintipocos grados lo cual ya valía la pena sólo por eso y sacábamos las cosas para empezar a escalar Lega y yo, mientras Rodri haciendo offroad con sus muletas conseguía bajar hasta una poza donde bañarse a gusto.


Sólo la sensación de ponerse pantalón largo ya merecía la visita porque la verdad, estos días en Toledo hay temperaturas de 41ºC. Aunque ya hemos hecho todas las líneas del bloque no nos importaba repetirlas porque sabíamos que en los sitios habituales de cerca de casa era imposible.


En "El Maradona de Glasgow" una buena línea al lado mismo del coche, una buena foto de Lega.


Lega en "Artista Mediocre" otra de las líneas de este bloque y que la lástima de este sitio es que está lleno de piedras pero con pocos bloques.


Otra buena foto de mi en "Grito Ergogénico" de nuevo a cargo de Lega. Si que es verdad que hace dos meses que los findes sólo hemos escalado en arenisca y ayer el granito alpino de este bloque nos dejó los dedos bien tullidos y tocados. Sobre las 9 y media de la noche nos bajábamos al coche, recogíamos a Rodri de la poza donde estaba y empezábamos a preparar la cena. Lo mejor de todo es que si la tarde había sido buena, la noche era aun mejor. Si me dicen antes de salir del infierno toledano que cenaría con capucha y chaqueta me habría reído tanto que tendría hipo para el resto de mis días pero sorprendentemente así fue.


Noche fresca, ventosa y estrellada ¿Qué más se puede pedir? 


Por la mañana nos despertábamos con un poco de trashumancia ya que subían las vacas a pastos más altos desde el pueblo y los cencerros eran tamaño XXL algunos. Tras el desayuno Lega y yo hemos estado acercándonos a algunos bloques que se ven desde el parking con el fin de encontrar algo más para que la zona no sea tan escasa, y a poder ser en sombra. Tras varios intentos fallidos y ya con el sol apretando, no hacía mucho calor pero el suficiente para no poder escalar al sol nos hemos ido a comer y luego un poco de pozas, siesta y vuelta al infierno toledano desde donde me estoy derritiendo ahora mismo.