Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

11 jun. 2017

Descubriendo Covaleda

Para este fin de semana se esperaba una subida de temperaturas de nivel irrespirable por lo que Lega, Nuria y yo nos planteamos una visita a Covaleda para conocer esa arenisca tan buena de la que todo el mundo habla. Ahí habíamos quedado el viernes por la tarde con Miguel Cabezas y Marco pero no todo iba a ser tan fácil como parece. Lega me recogió el viernes después del trabajo y teníamos que ir a Madrid a recoger a Nuria, sin embargo por un fallo de coordinación entre la pareja o Lega tenía que llevar la furgoneta con todo ya cargado o Nuria la tenía que tener en Madrid en su trabajo. La cuestión es que Lega me recogió en su coche pensando que Nuria había ido con la furgo al trabajo y Nuria fue en tren dejando la furgo en la estación y ahí la tenía que recoger Lega. Así que cuando llegamos a Madrid, las caras cambiaron y tuvimos que volver a Toledo, metiéndonos en el atasco del cual nos habíamos reído cuando llegábamos a Madrid. Dos horas más tarde enfilábamos la expedición rumbo a Covaleda ya riéndonos de lo sucedido tras un atasco a 200ºC.


Despertar en el campo base donde la hierba es aun verde y frondosa, el enorme pinar te recompensa con buenas sombras y además estás a unos 1500 m de altitud sobre el nivel del mar. Tras unas buenas rondas de cafés y tostadas decidíamos ir al Paso de Frigidillas.


Miguel en una de las buenas líneas en las cuales estuvimos dejándonos la vida con un calor respetable pero que todavía dejaba escalar.


Marco en una placa muy buena con un monodedo característico y que es muy disfrutona.


Nuria estuvo luchando bastante rato con esta línea de compresión que hicimos y donde no podía parar la puerta en un momento determinado justo antes del top.


Lega en otra de las líneas duras que estuvimos probando y que no salió, aunque según el blog de Philip, principal aperturista y divulgador de la zona está como proyecto, quizás nos vinimos arriba y las apariencias engañan.


Puesta de sol con todo el pinar a nuestros pies en el sector Boca del Prado donde subimos a dormir de nuevo y luego a un pequeño refugio con chimenea dentro donde hicimos una barbacoa nocturna acompañada de risas y muchos mosquitos. Hoy hemos intentado escalar en este sector pero el calor ha sido mucho más intenso que ayer y no ha dado mucho pie a escalar demasiados bloques hasta que hemos desistido y emprendido el rumbo a casa. Sin embargo, Miguel cepillaba una nueva línea "El Becario" y Marco, el becario, hacía la primera ascensión.


Marco estirándose al máximo para hacer la primera ascensión de "El Becario" que estaba todavía algo sucio por la salida. Ahí hemos dado por clausurada la jornada y hemos Lega, Nuria y yo emprendido el retorno al hogar mientras que Miguel y Marco aprovechaban el calor para ir a cepillar unos nuevos bloques que vimos ayer subiendo.

No hay comentarios: