Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

13 oct. 2016

Del Entreno Afgano al Entreno Monzónico

Sin término medio hemos pasado de un ya consabido Entreno Afgano a un Entreno Monzónico los dos últimos días donde el agua es la tónica dominante. Esta tarde de lluvias no había muchos aspirantes a blocar esta tarde así que Lega y yo hemos enfilado nuestra nave rumbo a Castillo de Bayuela, por eso de no hacer muchos kilómetros ya que llovía desde que hemos salido de casa. Al principio en el coche teníamos el plan de 1 bloque y darlo todo. Lo que quiere decir es que elegíamos u bloque que pudiéramos hacer y que no hubiéramos hecho y a por él.Conforme nos acercábamos bajo la lluvia el plan pasaba a cualquier bloque seco. De modo que hemos elegido zonas cerca del coche donde hubiera algunos bloques secos y hemos ido a la zona de "El Almorrano".


Con dos días de lluvia la sierra ha cogido un color verde que ya indica que dejamos atrás el jodido verano, cada año me cuesta más pasar el verano.


Lega en uno de los bloques plaqueros que hay en la zona.


Arqueando en "El Almorrano" donde solo empezar he roto una regleta de las de la entrada y me caído cuesta abajo rodando como una pelota enfangada. Sólo un ojo como el de Lega sabe inmortalizar una tarde como la que hemos tenido con los nubarrones encima de nuestras cabezas y Cooper disfrutando tanto como nosotros. Tras hacer algún que otro bloque en condiciones de mixto nos hemos movido a pie al sector Prados.


Lega en el buenísimo "Expósito" en una foto en la que se ve todos los que estábamos esta tarde monzónica donde llovía, paraba, volvía a llover, soplaba, escalábamos, llovía y así en un interminable bucle hasta que nos hemos ido de vuelta a casa.


Lega en "Destructor de Betas" otra línea buenísima pero de la cual hemos tenido que saltar porque el top estaba empapado, el musgo parecía San Mamés regado en vísperas de partido y los romos de arriba chorreaban agua. No ha estado mal la tarde, si bien tampoco ha dado para mucho más. Unos cuantos bloques que nunca había hecho y probar otros tantos que el agua no nos ha dejado salir de ellos y ha causado situaciones de lo más entretenidas.

No hay comentarios: