Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

19 oct. 2015

Y Como Empieza, se Acaba...

Lo malo que tienen las cosas buenas es que se acaban pronto. Lamentablemente ayer fue mi último día en Fontainebleau después de una semana con un poco de todo. De mal tiempo, de gripe, de muchas risas y de muy buen ambiente. Tenía que coger el vuelo por la tarde, así que en teoría daba tiempo de escalar algo por la mañana pero la lluvia incesante de la noche anterior no dejaba que tuviéramos buenos presagios. Aun así y todo, salimos rumbo a Isatis y estaba todo empapado. Yo no tenía tiempo de ir ya a otro sector, movernos, aparcar, andar, calentar y luego que me llevaran al aeropuerto pero contaba con MM, Manu Motivao, y rápidamente nos pusimos a calentar en bloques que intuíamos secos  pero que tenían muchas veces las salidas en mixtos. 
Rápidamente vimos que si queríamos escalar algo había que secar unos cuantos cantos, invertir entre media y una tonelada de magnesio y que estos bloques serían lances, si lanzamientos, justo lo que mejor se nos da a algunos. 


Metiendo la mano en "Vin Rouge" una de las pocas líneas escalables en el sector poco antes de que me llevaran Lega y Toni a Orly a por mi avión, gracias de nuevo amigos. El amigo Manu aun tenía más ganas de mandanga y quería probar otro lanzamiento algo más duro "Canonball" y es que en este viaje he perdido la cuenta de cuantos bloques de lance ha encadenado el animalito.


Manu en pleno ejercicio de coordinación en "Canonball" momentos antes de darse un buen castañazo contra el suelo, pero que tan solo le provocó más motivación para levantarse y fundirlo al siguiente pegue.


El inefable Monsieur Raul también estuvo ahí en la pomada en "Canonball" haciendo complicados cálculos trigonométricos y de vectores para entender que había que hacer para lanzar de lado y quedarse a dos manos. No daba tiempo para mucho más en mi caso y me tenía que ir a las 3 y media hacia el aeropuerto, como siempre sólo puedo decir gracias a todos y siempre feliz de ver los que viven ahí y nos hacen sentir como en casa, en especial a Sandra, Fred, Roland, Lau y Raúl. Por supuesto, también gracias a los amigos de siempre y a los nuevos. À bientôt.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A bientot l'ami