Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

8 abr. 2018

Zarzalejo Unchained

Ayer noche hablaba con David y Natalia y quedábamos hoy para jugárnosla en Zarzalejo donde el día habido el típico de la zona. Yo no sé si siempre se dan estos días caóticos en Zarzalejo cuando vamos o por el contrario siempre tiramos del recurso deúltima carta con Zarzalejo cuando sabemos que el día será caótico. Sea como sea, la cuestión es que siempre que voy llueve, nieva, hace viento, sol, frío, calor y al final siempre acabo escalando hasta que no puedo con mi cuerpo. Además también  se unían a la apuesta Jorge Tost, Berta, Nasser, Miguel Cabezas, su eterno becario Marco, Jonás y muchos más que nos hemos ido encontrando como Diego, Lomo, Juanillo, Rubén y un largo etcétera.


David en uno de los bloques de su circuito de calentar donde tanto él como Natalia me han llevado con la lengua fuera. Es lo que tiene quedar con los locales.


Natalia, que parece que el esfuerzo le provoca risa, en otra d ellas líneas del callejón.


David no podía irse sin fichar como siempre en "Tam Tam" y encadenar por enésima vez esta soberbia línea.


Berta disfrutaba de esta clásica línea de La Pradera.


David en lo que era el reto del día, gracias a la sugerencia de Diego, y que consistía en "La Pirámide de Arena" directo.


A Jorge lo de los retos como que le da morbo y se hacía sin mucha dificultad con "La Pirámide de Arena" directo justo cuando venía la primera oleada de tormentas que nos han tenido en remojo un rato con un chispeo bastante contundente.


Marco peleaba el clásico y arenoso "Berenosina" sit pero volvía a ser Jorge quien lo hacía sin esfuerzo.


Berta escalaba con soltura "Zarzapellejo" con unas nubes sacadas de una profecía bíblica como decorado de fondo. Llegaba la segunda oleada de tormentas y de nuevo caía agua a cascoporro, luego tras refugiarnos un rato volvíamos a salir y a ver que se había secado aunque a mi el parón ya me había susurrado al oido que era momento de volver a casa.

No hay comentarios: