Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

31 ene. 2015

La Armada Invencible

Como sucediera siglos atrás, la Armada Invencible temida a lo largo y ancho de los siete mares naufragó ante unas condiciones meteorológicas adversas perdiendo de ese modo todo su potencial ganador. Tal y como se le atribuye la versión más coloquial de la frase a Felipe II, bien podría decirse sobre ayer tarde que No Mandé a mis Naves a Luchar contra los Elementos.
Pues si, ayer los elementos derrotaron a una Armada Invencible compuesta por naves tan potentes como Mulero, El Primo, Javi Pec, Lega, Pablo, Toni, Navarro, Naranja, Rodri y algunos más que chocamos contra un ambiente húmedo, semi-lluvioso, ventoso y recién llovido. Eso no quita que no lo intentáramos y que escaláramos pero nada que ver lo que hicimos con lo que llevábamos en la cabeza. La Placita era el campo de batalla y ahí había diferentes frentes abiertos, quizás el más difícil era el que le tocaba a Mulero que se iba a medir cara a cara con "La Ratonnerie". Quien no conozca la historia sobre este bloque podrá hacerlo a continuación ya que lo voy a contar otra vez. Cuando había pocos bloques en este sector el visionario Lega empezó a limpiar un desplome para añadir un bloque más de calentar. Sin embargo, después del esfuerzo invertido por su parte en sacar musgo y dejar limpia la línea vimos rápidamente que se había ido de madre el tema. Aun así volvimos a la semana siguiente a Lega, Cabe y a mi nos pilló una lluvia pseudomonzónica que nos tuvo toda la tarde con Little Richard debajo de la enorme cueva que hace esta línea y ahí empezamos a adecentar toda la cueva hasta encontrar una línea que más o menos se uniera a la línea que Lega había cepillado entrando de pie. El resultado es brutal, un techo horizontal con regletas debajo del techo y romos por el borde izquierdo. ¿Duro? No, durísimo y tan solo un hombre entregado al esfuerzo sin pedir recompensa a cambio ha sido el que ha decidido que va a escalar esta línea de principio a fin. Si, hablo de Mulerian el Bárbaro. Así que sin importarle como estaba todo empezó a unir pasos y trabajar movimientos. Este bloque, por los motivos que no son difíciles de comprender, tiene pocos pegues buenos al año, poco frío seco, zona húmeda y romos de roca bayuelera pero es lo que hay. Aunque antes estuvimos calentando en los bloques que se han abierto este otoño y en los que teníamos que ir viendo cuales se podían escalar porque estaban secos y cuales no. "Pickle", "Ruscus", "LádelBar" y algún otro bloque escalamos antes de meternos directamente en los combates que teníamos en mente cada uno.


Un poquito de Typical Spanish Bouldering con Lega a las palmas en "LádelBar", Toni en el tablao y el maestro Rodri a la guitarra. El Primo venía a hablar del libro pero no sabía de cual, con las dudas que tenía George Michael a los 16 años, no sabía si escalar o dejarlo para otro día a causa de esa mierda de condiciones que encontramos ayer.


El Primo en "Platinum", sintiendo esas regletas fuleras tan malas como lo que realmente son, regletas malas. Aun así, él que tiene  casta siempre la saca cuando hace falta. Vende las cuerdas y vente para aquí ya, Primo te adoptamos en la manada. Y mientras tanto, Mulerian el Bárbaro seguía descifrando el código de "La Ratonnerie" pero como el chaval no es ni mucho menos Alan Turing, aunque comparten algún rasgo y habrá más de uno que lo haya pillado, tendrá que volver a ver si consigue la meta.


Mulero en la dura entrada de "La Ratonnerie" donde aun no sabe si hacerlo con punta o talón. Yo en cambio no tengo ese problema, simplemente no me monto ahí.


Mulero ya en el que sería el segundo movimiento de la entrada a "La Ratonnerie" de pie, por si sólo este ya es un blocazo. Cuando se le añade toda la cueva de abajo queda una línea muy potente al alcance de bien pocos. Y la lluvia se cebó con nosotros sin darnos tiempo para mucho más. Volveremos, cada uno a por lo suyo pero volveremos.

No hay comentarios: