Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

2 ago. 2014

La Pedriza Casi Infinita

Seguimos escalando en La Pedriza donde a la lista inagotable de buenos bloques se le siguen añadiendo nuevos proyectos, nuevas líneas que sorprenden por su belleza. Ayer por la tarde había quedado con Diego, Pacha, Sancho y Dave para darnos una vuelta por El Manglar. Esta nueva zona, si bien es la parte baja del Laboratorio en la orilla del río, cuenta con recientes aperturas muy buenas aunque algunas sean del año pasado. Más tarde se unirían Lomo, Lara, Edu y Perfiles y algo más tarde aun llegaban otro grupo que al vernos se unió a la fiesta. La verdad es que lo poblado que está en cuanto a vegetación imposibilita buenas fotos donde se vean bien las líneas, o al menos yo fui incapaz de encontrar buenos puntos de vista,  por lo que hay poco material gráfico que mostrar. La tarde no era calurosa en cuanto a temperatura pero el viento que hacía cuando nos dirigíamos a La Pedriza hacía presagiar una buena tarde que sin embargo una sensación constante de bochorno nos hizo cambiar de idea.


Sancho en "Te Puede Dar la Tarde", con este nombre tan evocador uno ya se imagina la batalla que nos espera. Muy buena línea al igual que otra que hicimos, "Trés Bien", algo más a la derecha que desprende un fuerte aroma pedricero y en la cual hubo diferentes grados de sufrimiento. Estuvimos escalando en alguna línea vecina de la zona y al rato montábamos el tinglado en un nuevo boulder que Edu y Santi habían visionado y cepillado, creyendo en sus posibilidades. Rápidamente Lomo descifró la beta y le dio unos cuantos pegues épicos, de esos que dices - ahora si, sale por arriba-. Sin embargo, el bochorno en ese punto y quizás su mala cabeza (y no por miedo, porque Lomo salta de me- a mo- en el diccionario) no permitieron asumir el objetivo de este luchador.


Lomo en "Arizona Baby", creo que así le han llamado en plena guerra de guerrilas con esos romos. Aunque el problema principal era hacer un péndulo con las piernas para llevar el talón izquierdo muy alto y que Lomo lo hacía con una facilidad pasmosa mientras el resto oíamos el crujir de todas y cada una de las partes de nuestros cuerpos. Finalmente, apalizados nos movimos a otra línea que desconozco el nombre e hicimos en trenecito aunque algunos se vieran corriendo detrás por las vías a ver si cogían el último vagón. Una vez más nos movimos hacia el boulder donde está "El Maracanazo" e hicimos algunas de las líneas de ahí que nos quedaban para acabar la jornada como mejor sienta, en una terraza de un bar con bastante líquido hidratante frío y contando batallitas. Mejor imposible aunque los agujeros en las yemas de mis dedos opinen lo contrario.

No hay comentarios: