Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

27 ago. 2014

Castle Rock, Santa Cruz; California

Después de una semana o más de playismo extremo con Marta, Carlota y Sofia por Venice, Santa Monica, Los Angeles y Santa Cruz durante nuestro periplo vacacional hoy de camino a San Francisco hemos parado en la escuela de arenisca llamada Castle Rock. La verdad es que hacía calor y aun así, a pesar de las moscas, hemos estado escalando con locales a los cuales nos hemos pegado como garrapatas. La escuela en si no es muy grande o al menos lo que hemos visto junto con lo que me imagino viendo los croquis me dan esa impresión y sin embargo, como casi todas las escuelas americanas cuenta con un campground, letrinas y sobretodo un Ranger que parecía recién sacado de la última película de Stallone, Los Mercenarios y del cual hemos adivinado que la simpatía no era su fuerte.


Castle Rock, un pequeño parque nacional de California donde soprendentemente, una fuerza oscura había invadido ya este bello paraje. Empezábamos calentando en el sector que da nombre al parque por la mañana mientras todo tipo de usuarios de la montaña empezaban a llegar: caminantes, escaladores de cuerda, de bloque, mirones, paseantes, etc.


Carlota en uno de los bloques que ha hecho y es que como sabemos la arenisca es muy agradecida por la presencia de buenos agujeros a los cuales cogerse. Sofía también se hacía con este bloque. Al rato nos movíamos hacia otra línea en la cual las niñas podían disfrutar escalando aunque fuera ya de romos y regletillas.


Sofía saliendo por arriba en otro bloquecillo que su hermana no ha podido hacer y es que hacía tiempo que no se calzaban unos pies de gato y sin embargo hoy han dado el callo.


Uno de los locales que nos hemos encontrado y a los cuales nos hemos unido en la batalla contra los romos, aquí los bloques ya eran más complicados y yo tenía que poner bastante de mi parte.


En otro de los bloques que hemos hecho y de los cuales no me acuerdo del nombre porque la verdad es que al principio miraba los croquis pero cuando te llevan de un sitio a otro al final dejas de fijarte y te dejas llevar. Finalmente a las 4 de la tarde abandonábamos el sitio muertos de hambre, sudados y cansados listos para ir a comer a un sitio de esos donde la ración small alimentaría una semana a una familia de Bombay. Una vez hemos repuesto energías hemos continuado hasta San Francisco donde estaremos unos días antes de pasar por Yosemite. On the road again.

No hay comentarios: