Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

31 may. 2014

Pedriza Connection

Resulta que durante la semana había muchos planes de irnos fuera con diferentes lugares como destino pero la entrada de borrascas por el norte trastocaban los planes. Sin embargo, el jueves en el chat de grupo alguien preguntó ¿Y La Pedriza? Resulta que alguno de los bayueleros no habían estado nunca ahí y tenían muchas ganas de conocerla por lo que rápidamente montamos una expedición llamada Pedriza Connection.
Rodri, Naranja, Navarro y Cabe  venían como representantes de los bayueleros-talaveranos y Lega, Nuria, Gon y yo por parte de la sección toledana. El plan era ir a un sector bueno y clásico el viernes, dormir en La Pedriza y el sábado escalar en otro sector de las mismas características, donde a parte hoy se tenía que unir Pacha, pero vamos por partes.
Así pues, ayer nos citamos en el Laboratorio, donde como no, vimos a los locales de la zona con los que tanto tiempo he compartido batallitas y siempre mola verlos, aunque nosotros tiramos hacia los bloques clásicos para que los visitantes novatos descubrieran las joyas pedriceras y así empezamos a escalar.


La siempre inigualable Pedriza, donde todo es diferente, la cantidad de bloques, las regletas, el granito y muchas más otras cosas pero que si encima te quedas a dormir con 7 colegas te levantas y nada es igual a como te acostaste.


Cabe calentando en "Misoginia" de pie, la verdad es que estos dos días ha escalado bloques a espuertas y ha descubierto que si sabes escalar porque eres escalador todo resulta más fácil. A parte, también ha descubierto que tenía un juego de pies y de piernas que ya quisiera Muhammad Ali en su mejor época, pero es que en Castillo de Bayuela nunca puede ponerlo en práctica.


Navarro dando buena cuenta de "La Sonrisa" donde Rodri, Naranja, Lega (que nunca lo había hecho) y Gon hicieron un trenecito mientras yo Rodri y yo nos poníamos serios con "El Talador" donde cada pegue que le di fue mejor que el mejor de cualquier otro día que hubiera estado ahí y al final conseguí abrirme una yema, pero vamos que le he visto color por primera vez en mi vida. Después de una ruta por grandes clásicos que incluían "Sharmático" o "Los 3 Mosqueteros" acabábamos de noche en "Los Guerreros" y ahí Rodri fue el único de los aspirantes que aprobó el examen.


Rodri encadenando a flash "Los Guerreros" ya de noche cuando Lega y Nuria nos esperaban en le bar empezando con la faceta cervecera de la noche, parte lúdica que se prolongó en el tiempo. Después de esto bajamos al bar y ahí empezó un sinvivir que se alargó hasta pasada medianoche donde ya dentro del parque se puso serio el tema y me fui a dormir dentro de mi coche con encefalograma plano pero así ya estábamos dentro del parque listos para ir a por todo al día siguiente a Cancho Islazo con Pacha que se aceraba a pasar la mañana con nosotros. Tras un desayuno y unos cuantos cafés hemos subido también a por una ronda de clásicos en otro de los sectores que hay que visitar si nunca ha escalado uno en La Pedriza.


Cabe calentando en el bolo clásico del sector donde hemos hecho todos los bloques que hemos podido mientras esperábamos a ver si la tormenta se metía de lleno o no. Y parece ser que ha pasado tangencialmente, así que nos hemos movido a por otras líneas clásicas en el agradable Bolo del Pi, donde el granito más fino y agradable nos ha dado una tregua al dolor de yemas que llevábamos.


Navarro encadenando"Pi" donde sólo él y yo (para mi era ya lo nosecuantas vez) salíamos por arriba mientras que el resto parecía que no había acabado de entender el bloque. Seguíamos con "Réquiem" donde de pie es una cosa pero sentado es un apretón serio y justo en ese momento el sol entraba entre las copas de los pinos.  Y de ahí ya nos movíamos directamente primero hacia el "Air" y luego a "La Mamada Perdida" y "Crash" donde ya hemos ofrecido todo lo que nos quedaba.


Nuestro Naranja entregándose a fondo en el "Air", una línea que por sus características regleteras lo hacían muy bueno para los bayueleros. No hay nada como tener 20 años. Él y Rodri se han puesto en un mano a mano y han conseguido ver de que iba la mandanga. Al rato, bien por la presencia del sol o bien por la ausencia de piel hemos decidido movernos hacia la otra seña de identidad de esta colina,  "La Mamada Perdida".


Rodri se ha puesto a dos manos y dos pies tanto con  "La Mamada Perdida" como con "Crash" pero la piel, después de la tarde tonta que tuvo el día anterior ya no estaba para muchos fuegos artificiales y nos hemos batido en retirada dignamente después de haber dado todo lo que teníamos en la tarde del viernes y el sábado, bueno y en la noche del sábado también. Creo que tanto para los que conocían algo la zona como para los que la descubrían por primera vez la experiencia ha sido muy positiva a la par que divertida y ya estoy pensando en cuando se volverá a gestar una salida de estas, aunque no sé si mi cuerpo está preparado para repetir.

No hay comentarios: