Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

17 may. 2014

Sol y Sombra

Quien tenga claro el concepto de Sol y Sombra sabrá a lo que me refiero. Un contraste así sólo se da en Peña Pintada a donde nos hemos acercado esta mañana Diego, René, Toño y yo y donde a primera hora el frío, no frescor, ha estado apretando hasta que ha entrado el sol. En definitiva, un Sol y Sombra. Tras la anaeróbica subida nos hemos acercado a las primeras vías para calentar. La roca estaba fría como hacía meses que no la tocaba.



Calentando con la sudadera y cagado de frío, maldita la hora en la que me he puesto los pantalones cortos. La roca estaba helada y los dedos no los sentías pero esto es el mundo de la deportiva.


René calentando en una fisura de auto-protección que hay al lado y donde se ha estado quejando desde el principio de los friends de su amigo Toño, desagradecido el tío. Entonces Diego y yo nos hemos ido a una de las mejores vías en su grado de toda la sierra madrileña y hemos puesto ya en marcha la cosecha de ácido láctico para este año. La verdad es que quería hacer una foto puesto que ese espolón es muy fotogénico pero entre la gente que había alrededor y que tenía que portear, digo asegurar, a Diego no he tenido ocasión. Luego nos hemos vuelto con René y Toño para seguir escalando en los muros principales y seguir acumulando ácido láctico, prefiero el dolor de yemas.


René en la preciosa vía con bastantes pasos a bloque que hay a la izquierda de súper-clásico diedro del muro principal de abajo. Ahí hemos acabado todos metidos hasta que Diego se ha resentido de su rotura fibrilar en el abductor y ha tenido que dejarlo, y parece que no será sólo por hoy. Ánimos Diego.


Toño también le ha dado unos buenos pegues hasta que se ha tenido que ir a cumplir con sus responsabilidades familiares. En ese momento el sol se metía de lleno, recordemos el concepto Sol y Sombra, y a la roca automáticamente le cambiaba el coeficiente de fricción, de modo negativo para nosotros.


Los rayos del sol y la calufa hacían que los reptiles despertaran y empezaran a asomar sus cuerpos sobre las rocas más calientes.


Por último, yo también me he metido en la misma vía y como ya era dura me he conformado con ir sacando pasos. No mucho más tarde, sobres las 14:40h el sol ya pegaba y con Diego lesionado y las vías ardiendo, recordemos el concepto Sol y Sombra, nos hemos ido para casa y yo me he llevado ácido láctico para hacer la competencia a Danone pero contento. ¿La semana que viene qué haré? Pues ni puta idea, lo que me apetezca y lo que me pida el cuerpo.

No hay comentarios: