Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

15 ago. 2017

Albarracín, What Else...

El jueves de la semana pasada hablábamos sobre este fin de semana con puente incluido y Lega se desmarcaba porque tenía que trabajar, en cambio Nuria me dijo: - si no vas a Hoya Moros me voy contigo- Y hablando llegamos a un punto en común que nos gustaba a los dos, Albarracín. Unos mensajes y ahí no encontrábamos con Natalia, Anabel, Jenni, Rubén, Toni, Suso, Marcel, Marisa, Stefano y más gente que ahora mismo no me viene a la cabeza. Llegábamos el viernes por la noche en el mejor momento a La Zahora, justo la hora de las cervezas y la cena así que nos juntamos ahí y estuvimos hablando y riendo como es habitual en nosotros. Esa misma noche trazábamos un plan perfecto para escalar al día siguiente aunque después de una buena semana en cuanto a temperatura, según decían los que habían estado, volvía la subida del mercurio en el termómetro. Bezas fue la elección porque había muchos del grupete que no habían estado nunca.


Natalia calentando en el ya clásico bloque del bidedo en Bezas con Cooper y Wilma buscando la sombra.


Toni se hacía rápidamente con "El Flaco" al igual que su vecino "El Gordo" y ya empezaba a hacer calor porque si algo hemos hecho estos días ha sido el perezoso y cada día queríamos madrugar pero luego el plan de iba al carajo.


Rubén probando los movimientos de "El Barco" hasta que consiguió matizarlos para volver al día siguiente y finiquitar el problema como debe hacerse, encadenando.


Anabel en uno de los bonitos muros regleteros de Bezas, cerca de La Mina.


Natalia, con el sol de cara, saliendo de "El Labio" tras conseguir recordar todos los matices que iba olvidando en los pegues anteriores. Algo más tarde ya recogíamos para ir de nuevo a tomar unas cervezas y comprar carne para hacer una barbacoa en Sandstone Guesthouse que se convirtió en un eterno bucle donde se repetían momentos de cachondeo, momentos melodramáticos, momentos de desfase, momentos de risas descontroladas todos ellos amenizados por material comestible y bebestible. Tengo prohibido dar más datos
Al día siguiente nos levantamos todos tarde, algunos y algunas no habían aun regresado y el plan del cual se hablaba era piscina del pueblo. Por suerte, el retraso quitó las ganas de piscina y unos cuantos nos acercamos al Arrastradero atraídos por las nubes y el viento.


Nuria gustándose en una de las clásicas líneas del sector. Anduvimos un buen rato por la zona buscando líneas a la sombra y matando el cansancio de la noche anterior con algo más cansancio.


Jenni arqueando, como sólo ella hace, para convertir regletas en regletones en otro de los bloques del Arrastradero. Tras unos cuantos bloques más nos fuimos de nuevo a tomar unas cervezas y algo de comer pero no sé que pasaba que cada noche nos íbamos a dormir algo tarde. Otra mañana más desperdiciábamos el frescor matutino, volvían a sonar tontunas de esas de si piscina, de relax, de siestas y al final conseguíamos salir e ir a escalar a La Fuente en otra tarde calurosa esta vez se apuntaba la joven canadiense Jazleen que lleva unos días por la zona.


Imagínate que eres un varón heterosexual, de entre 14 y 67 años y llegas a un sector de boulder y te encuentras esto.


Stefano en "Por la Boca Muere el Pez" donde la salida de arriba del mantel estaba a una buena temperatura. Hacía más calor que los días anteriores y la tarde no dio para mucho más ya éramos unos cuantos para cada bloque y no se avanzaba muy deprisa. Finiquitamos la jornada como todos los días en La Zahora y luego a dormir muertos. Hoy por la mañana nos despedíamos de todo el mundo, agradecimientos para cada uno y nos volvíamos al hogar con una buena paliza.

No hay comentarios: