Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

7 jun. 2018

Pico de Codillo

Tenemos s a Cabe que desde que comió hace unas semanas un codillo radiactivo en una Reunión de Geólogos no ha parado de tachar día tras día, jornada tras jornada, gracias al ya conocido Pico de Codillo. Este año ha finiquitado proyectos de todas las dificultades que tenía pendientes por todos los sectores de Castillo de Bayuela. Lega y yo acudíamos a la cita semanal de los miércoles y Toni, Dani y Leticia se unían algo más tarde y nos juntábamos en Cala Manacor. Ya bien entrada la tarde aparecían Naranja, Rodri y Laura con el ritmo y horario de los funan. Este sector es pequeño, no temen un gran número de bloques pero si es verdad que la mayoría son muy buenos, independientemente de la dificultad.


Leticia empezaba disfrutando de este bonito muro llamado "Babel", el cual sopor ser el más fácil deja de ser bonito.


Cabe se hacía con "La Última Noche de los Cazadores" aprovechando el pico de codillo y así tachaba otra de las líneas que le ha dado más guerra en la zona y que ni pensaba que ayer podría hacerla, especialmente después de de dos buenos rodillazos. Aun así, después de ver a Leticia subir debió pensar -pero si yo también sé hacer eso- Y así fue. lo hizo.


Toni en "Mal Fario" sit que es otra de las buenas líneas del sector y en la que estuvimos aprovechando sin sombra para echarnos unas risas, aunque ayer no sé porque no conseguí dejar mi mente en blanco y estaba nervioso lo cual es un contraproducente escalando y hasta casi la hora de irnos no conseguí quitarme esa sensación de mi cabeza.


Dani también se hacía con "Mal Fario" sit aunque desconozco si ya lo había hecho porque al menos yo, hacía como dos años y medio que no pisaba este sector y la verdad es que me gusta mucho y los alcornoques que se encuentran ahí le dan un aspecto de bosque encantado de película, sin mencionar el omnipresente orégano.


Cabe remataba la tarde con el siempre entretenido, precioso y de nombre evocador "Munchies" donde no pudo evitar dar una lección de savoir faire. Yo me sentía cansado y no había entrado en el juego en toda la tarde así que tal como empezaba a hacerse tarde, antes de marcharnos aprovechábamos la generosidad de Cabe para tomarnos unas cervezas frías y unas patatas que siempre suele traer para nosotros en la furgoneta. Y luego, para casa.

No hay comentarios: