Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

19 jun. 2018

Dingleberry Team

Definitivamente la primavera, la mejor de los últimos años, ha desaparecido sin dejar rastro y el verano ha entrado con todas sus desventajas, siendo el calor infernal la más visible. Ayer cuando Lega y yo salíamos de Toledo, sólo sabíamos que estaríamos nosotros dos seguro. En el coche hacíamos quinielas sobre cuales de las 10 Plagas Bíblicas nos íbamos a encontrar y la verdad que nos sorprendió que no había ni moscas ni mosquitos ni cualquier otro tipo de plaga además de calor y espigas con las que ya contábamos seguro. El reto fue pensar un sector sin mucha aproximación, con sombra y en el cual la suave brisa reinante fuera nuestra aliada. Decidimos ir al sector Intuición y lo de siempre, adaptarnos a las condiciones y tratar de hacer el mayor número de bloques posibles independientemente del grado porque la dificultad la marcaba el calor. Esta claro que ya no se puede ir a por un bloque en concreto, salvo condiciones muy excepcionales, pero escalar 8 líneas cada día que se sale es un deber, ayer llegamos a 12 líneas Lega y yo. Más tarde se nos unieron Emilio, Dani Cazorla, Cabe y Álex y se formó el Dingleberry Team para completar la tarde que se convirtió en medianoche cuando llegamos a casa. Dingleberry es el estado en el cual te sientes en estas condiciones, cuando no llegas ni a zurullo, lo que viene siendo una zurraspa de toda la vida


Lega en "Plutón Verbenero" a las 5 de la tarde, no apto para flojos de mente. ¿Hace calor? Por supuesto que si, ¿Y qué? Que cada uno haga lo que le de la gana, nosotros preferimos estar ahí que en casa, moviéndonos, apretando 10 veces más, manteniendo una buena piel que luego se agradece en destinos exigentes como Hoya Moros, guardando el flow de la escalada y muchas más ventajas tiene el Entreno Afgano que no voy a pasar a enumerar. De la parte alta nos fuimos con 6 líneas escaladas y un buen calentón hasta la parte media del sector donde sorprendentemente seguía habiendo brisa.


Dani Cazorla, generoso en el esfuerzo, le daba unos pegues de más a "Le Petit Antoine" que estaba como las plazas de toros, con sol y sombra.


Lega en "El Chapista" que sin ser difícil notamos en cada una de las regletas como la piel ponía a prueba su elasticidad y capacidad de estirarse sin romperse, al menos era lo que interesaba.


El gran Cabe llegaba tarde pero con ganas y le costaba pero se ponía rápido en faena y demostraba que sigue estando en estado de gracia y los pringados esos que escalan en Yosemite a toda leche poco tiene que envidiarles. En ese momento hubo un segundo pico de ginseng y del tirón hicimos 4 líneas más para rematar la noche ya que eran las 10 y cuando paraba el viento el calor era bochornoso. Suerte que Emilio es un tío muy preparado y trajo cervezas heladas que nos dejaban el cuerpo bastante bien entre pegue y pegue. Desgraciadamente el verano ya está aquí para quedarse unos meses entre nosotros.

No hay comentarios: