Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

9 abr. 2017

Regreso al Hogar: La Pedriza

Hacía tiempo que quería escalar durante este invierno en La Pedriza donde tanto tiempo he pasado desde que vivo en la zona centro, sin embargo tanto la meteorología como mis quilombos me lo han impedido este invierno. Así que esta semana lo fuimos gestando hasta alumbrar un fin de semana pedricero intenso. Lega, Nuria, Plixo y yo nos plantábamos en El Tranco el viernes a mediodía y ahí empezaba un sin vivir de escalar y bloque por todos lados que duraría hasta ayer tarde. Además, conseguimos también quedar con un montón de los locales de siempre, no de los recién llegados o autodenominados locales pero con menos Curriculum Vitae que la Infanta (la que se elija), Empezando por Javi de Casa Julián, Lendi, Morito, Miguel Cabezas, Davilo, Juanillo, y un largo etcétera se unían a la causa y tragaban con una enésima y aburrida tarde Laboratorio para ellos pero que al final el ambiente fue excelente en cuanto a risas y escalada.


Plixo en "La Sonrisa" donde encontraba rápidamente una olvidada conexión con La Pedriza donde había escalado tanto de joven y comenzaba a apuntarse en su libreta los grandes clásicos del sector de todas dificultades. 


Nuria por su parte daba otro pasito más y encadenaba "Misoginia" cuando por fin encontraba su propia beta, combinación de las 200 existentes. Hubo paradas en todos los grandes clásicos del sector como "ABO", "In the Guetto", "El Talador" donde la laja sikada se mueve peligrosamente y habría que avisar al encargado de la zona para que verifique y repare tal contratiempo en vistas de no perder una línea 5 estrellas.


Iván Morito finiquitaba con poderío "La Sonrisa" por el centro, navegando entre regletas, una línea que endurece bastante la versión clásica.


Plixo ya anocheciendo daba buena cuenta de "Los Guerreros" y es que en su primera visita al sector dejaba sólo quincalla y cosas duras por resolver de cara a la próxima incursión. De ahí nos íbamos despidiendo gradualmente de la gente hasta que que nos íbamos ya de noche al bar a regar con cerveza lo éxitos de la tarde. Comer y beber en formato vikingo para celebra el 5º Dan de Plixo y luego ir a dormir a nuestra habitación del hotel La Pedriza, con su millón de estrellas.
El sábado por la mañana habíamos quedado con Diegote, Lomo, Cabe, Dani Arija y Luís Brea con sus respectivas proles los ue la tuvieran, pero también Chulo, Olga y churumbeles, Cat, Rafillas, Elena y churumbeles y más tarde Lidi, Susa, Sara y sus hijos. Más tarde, como de costumbre, bastante más tarde, aparecía Davilo sin que sea el encargado de esta zona.


El día empezaba como el anterior, cruzar el río, subir al sector y escalar. Los cuerpos andaban bastante tocados del día anterior y las yemas parecían una almorrana como un puño de Mazinger Z


Diego, que sigue en su momento dulce, se hacía rápidamente con el regletero "Miradas" y es que no hay quien le tosa ahora mismo.


Luís Brea tenía su batalla personal contra "Petit Suïsse" que es un bloque que te puede sorprender si entras blando.


Susana sudando sangre en sus queridas placas, "El Acebo" un bonito muro con una piedra fea en la base del bloque. De ahí, ya era por la tarde empezábamos a bajar algunos que ya no podían más y otros estábamos casi hacia otros bloques donde la gente quería escalar. 


Lidi derrotaba al sol de la tarde en "Los Guerreros" con un savoir faire recién traído de su viaje a Fontainebleau. Desde ahí bajábamos a la zona de "La Columna de Hércules" donde la gente estuvo escalando en todas sus líneas y ahí si que nos despedíamos y Lega y yo nos volvíamos a casa destrozados en un trayecto que se hizo largo como si volviéramos de Vladivostok
La Pedriza nunca defrauda.

No hay comentarios: