Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

9 jul. 2011

Hay Vida más Allá

Efectivamente, hay vida más allá de 5 metros verticales o desplomados. Últimamente, por los motivos que sean, he retomado la escalada con cuerda que ha sido siempre parte de mi vida desde hace bastantes años. ¿Los motivos? El principal es que con el calor salir a escalar bloques se convierte en tarea difícil y acabas haciendo movimientos cortos en pocos bloques. Dicho rendimiento no me sale rentable y sobre todo antes de las vacaciones playeras-familiares donde los únicos pies de gato que veo son los de los gatos callejeros de Castelldefels.
Así que, de nuevo el viernes me fui para Cuenca con Javi Pec para escalar por la tarde a la sombra y luego dormir por ahí para escalar también sábado yo y fin de semana completo él con más gente que ha aparecido hoy como Perico, Pablo y Raúl (este último más conquense que los zarajos). Ayer noche también llegaron Javi Aguilar y Mery.
Pero vayamos por partes, Javi Pec y yo sólo llegar nos pusimos manos a la obra en El Fortín donde calentamos plácidamente, para luego empezar a complicarnos la vida. En estos momentos yo sólo trato de coger ritmo, acumular metros y aprender a leer líneas de más de 5m, que es aproximadamente la altura máxima de los bloques. Por contra, Javi lleva ya unos años apretando y tiene proyectos por todos los sectores.
























Javi calentando en una vía, de la cual no recuerdo el nombre, que si bien era muy bonita, la parte central estaba muy sucia y bastante descompuesta. Una vez ya estaba yo para el arrastre y Javi caliente se dispuso a poner las cintas en la vía que está probando antes que anocheciera, de cara tenerlas puestas para tratar de encadenarla durante el fin de semana, "Tinniculus".
























Javi en "Tinniculus" ya habiendo superado el paso clave, en la sección de canto pero muy desplomada donde va como un tiro.
Alrededor de las 21:30h nos fuímos a comprar desayuno para el día siguiente y a cenar al Wok una sobredosis de sushi en formato tarifa plana. Luego ya a dormir a una zona de merenderos en la carretera de Tragacete. Javi durmió en la furgoneta y yo fuera pero acabé encima de una de las mesas de piedra con el crashpad (utilidad veraniega) porque se oía cerca del río ruidos de un animal mayor que un ratoncillo de campo y menor que un oso pardo.
Hoy por la mañana después de un buen desayuno y una buena tertulia, ya con Mery y Javi Aguilar, nos hemos dirigido a Paúles buscando la sombra mañanera. Ahí me he encontrado a más gente conocida como Emy AKA Tenaza de Torrelaguna al cual no veía desde hacía tiempo y con él que siempre es agradable coincidir y algunos conocidos más, amigos de mis amigos.
Otra serie de clásicas asequibles para ir entonando los cuerpos y a acumular metros de roca para que se me pongan los antebrazos hinchados y los dedos con menos piel que el prepucio de un judío.
























"El Pupas", una bonita vía en la que entras por una cara de la aguja, cambias de cara y prosigues por el espolón hasta arriba. Dolor de pies, de gemelos y de antebrazos. En la foto, el momento del cambio de plano desde un lado del espolón hacia el otro.
























Javi Aguilar en la parte superior del espolón de "El Pupas" donde se disfruta de la verticalidad ya con canto bueno, en sus palabras: un par de monodedos-asa.
Mientras tanto, Perico iba haciendo de las suyas con Pablo y Raúl y en esta ocasión le preparó el camino, montándole las cintas, a Pablo para que probara esta preciosa vía con un techo con puente de roca característico en la mitad.

















Perico gustándose en el paso del techo de "Sergio pal 92", una vía que reserva lo duro en el muro final de laterales romos.
























Perico en "Sergio pal 92", habiendo salido del techo y enfrentándose al muro superior que es donde realmente se concentra la dificultad de la vía.
Un par de vías más y nos hemos vuelto hacia El Fortín, calculando la sombra, donde Javi Pec había dejado montada la vía que tiene entre ceja y ceja. Sombra, cintas puestas, mojo a tope y the eye of the tiger, así ha sido. Yo me tenía que volver a Toledo ya pero en lo poco que he visto había vuelto a caer en el paso clave y duro, que no siempre coincide.
























Javi en uno de los reposos de la "Tinniculus" habiendo superado lo duro y cogiendo fuerzas para el sprint entre cantos que toca hacer en ese muro ultra-desplomado en formato gruyere.
Hasta donde yo sé, no ha salido pero mañana será otro día. Quizás la semana que viene yo vuelva a Cuenca, quizás no. Ya se verá, aunque si vuelvo estoy seguro que lo pasaré tan bien como este fin de semana y ya de paso también espero ir notando el ritmo de escalada.

Esta noche el animal mayor que un ratoncillo de campo y menor que un oso pardo me dejará dormir tranquilo en mi cama sin necesidad de estar alerta ante una posible violación o mutilación.

3 comentarios:

emy dijo...

Carlos la vía del puente de roca en paules creo que es Sergio pal 92 es un antiguo.7a

emy dijo...

Perdón, Carles,
Eso me pasa por usar predictivo en el tlf

Carles dijo...

Jajaja gracias Emy por la info. Me ha gustado verte un rato hoy, a ver si la próxima vez no tardamos tanto en volver a coincidir.