Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

21 jul. 2011

Dos Bucaneros en El Escorial

Ayer por la tarde el amigo Lega inició una ronda de consultas acerca de una posible salida a escalar. Resulta que anda algo tocado de la espalda-hombro-brazo y le apetecía salir un rato. Al final salimos más tarde de lo esperado y por proximidad/pereza pensamos en dar una vuelta por El Escorial.
Bien, pues aun estoy expulsando moscas via anal, las mismas que aprovechaban cualquier orificio corporal para introducirse dentro de nuestros cuerpos serranos, incluídas las que penetraban a través de los ojos.
Realmente la decisión no fue la mejor ya que había un bochorno interesante y mucha mosca del roble como he mencionado. Sin embargo, el bosque estaba verde y frondoso como si de la taiga se tratara.
Estuvimos calentando cerca de Bar con unos bloques fáciles para luego empezar a elevar el listón. Un par de bloques fáciles, salir por arriba, unos instantes de hidratación y desudoración, unos instantes de risas, unos instantes de confesiones, unos instantes de lloriqueos y a escalar porque la espera del fresco se retardaba.
























Si de algo sabe Lega, es de l'escalade-plaisir y de l'aprés-escalade.
























Lega en "Abri's Move", cada bloque era un suplicio, todos sabemos que las condiciones no eran las óptimas pero es gracioso ver que por donde pasas en invierno corriendo en verano cuesta más que un parto de septillizos de los que vienen de culo.



















Marley estaba ya hasta las narices (hocico en su caso) de los inconscientes que le habían llevado al bosque. Al rato, decidimos ir a buscar más bloques con posibilidades de ser escalados y nos dejamos caer por "El Yunke".



















Lega en "El Yunke" donde la salida era otro suplicio en forma de romos y patatas sudorosas.



















Otra toma de Lega en "El Yunke" que era de lo poco que se dejaba escalar. Sin embargo, como la rendición sólo la contemplan los cobardes y los débiles de mente nos fuímos hacia el secto La Puerta a ver si corría algo más de aire. Fue ahí donde nos encontramos a Miguel Ayllón y Rocío, hablamos un rato con ellos y nos movimos hacia los boulders de "Las Patatas".
Pero no todo acabó ahí, de hecho empezaba lo bueno, en no sé que momento se nos pasó por la cabeza que quizás el "Anticristo Directo" con la fresca del anochecer, 28-30ºC, podía ser factible. De donde no hay no se saca, reza un refrán conocido por lo menos en mi tierra y creo que es bastante general.
Resbalones, cerillazos y dolores varios nos quitaron la idea de la cabeza y de repente se empezó a gestar el mejor plan de la tarde-noche, una sobredosis de pizza en el Telepizza de la gasolinera de Valdemorillo.



















La mejor idea de la jornada, sin embargo la que vino después fue otra de las peores y nos llevó a un ataque de risa imparable dando un verdadero ejemplo para la sociedad. Eso si, reirnos y divertirnos lo hicimos un buen rato durante la vuelta, con explosión apoteósica en el momento de descargar al Lega en su casa.

Por último, agradecer al equipo de Boulder de la ONCE por las generosas clecas que ha dejado en todos los bloques, y más, de la ruta de bloques que hicimos ayer porque sin esas inmensas clecas la verdad es que hubiera sido casi imposible escalar ayer ya que no se verían las presas.

Ya sin ironía, clecas de 3 dedos de grosor, 30 cm de largas, otras con forma de flechas, variopintas en general. No sé, no creo que sea necesario, lo digo de verdad, algo exagerado que no sé si estaba hecho con mala leche o realmente eran pinturas rupestres del siglo XXI con la esperanza que perdurasen siglos y siglos después.
Aunque fuera por el motivo que fuera, la presencia de esas clecas no es buena ni recomendable en un sitio amenazado como El Escorial, así nos va luego.

No hay comentarios: