Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

15 sept. 2013

Calor, Moscas y Boulder en El Escorial

Normalmente suelo escribir los posts de este blog al volver de escalar pero ayer fue una excepción porque regresaba con el tiempo pegado a causa de un evento al cual debía ir por la tarde  y que me tenía la moral desgastada, una boda. Si, una boda por la tarde y ayer volvía a hacer calor, ascazo y sudor..
Por la mañana habíamos salido Lega, Jesús Broder y yo rumbo hacia El Escorial donde habíamos quedado con Diegote y Pacha sin tener muy claro que nos encontraríamos porque parecía que haría calor suficiente para que tuviéramos que ir buscando sombra como si fuera cualquier playa del Mediterráneo en verano. 
Rápidamente comprendimos que sería un día de esos de supervivencia, de los que no recordaremos ni mencionaremos cuando escribamos nuestras memorias y es que a la sombra hacía calor pero lo peor era la densidad de moscas. parecía el metro de Tokio en hora punta. Si te despistabas y hablabas mucho, cosa que no suelo hacer, te acababas tragando algunas. Eso si, para mi esperanza comprobé que el traje del otoño ya estaba puesto en algunos árboles típicos de la zona como el Roble, el Castaño y el Arce de Montpellier.


Jesús Broder calentando en la zona de bosque pegado al bar, donde empezamos calentando y casi no salimos de ahí. Anduvimos por ahí escalando bloques a la sombra y contando batallitas. Mi tónica habitual de calentar con los colegas para luego dedicarme a enredar volvía a ponerse de manifiesto y más esta semana donde el miércoles pasado tuve un aviso y sobrecargué demasiado el hombro al pasarme de peso con los ejercicios de pesas. Así que esta semana me lo tomaré con más paciencia y sin forzar. Total, no me viene de una semana arriba o una semana abajo.


Diego, al igual que Pacha y Lega, se hacía con esta buenísima arista que está cerca del "Yunque" con el sol ya penetrando a través de las copas de los árboles y espantando moscas con cualquier parte del cuerpo. Estuvimos un rato por la zona porque Pacha se tenía que ir pronto y en cuanto nos dejó nos movimos hacia la zona de "La Puerta", siempre buscando sombra y viento. la sombra la encontrábamos ocasionalmente, el viento ni estaba ni se le esperaba pero por contra se nos obsequiaba con cientos de moscas.
Diego sugería hacer "Nueva Dimensión", un bloque que sin ser difícil tienen algo de tontería en el mantle, porque no lo había probado nunca. Yo era el único que lo tenía hecho de hacía tiempo así que les animaba a hacer así que se metieron de cabeza y sin contemplaciones.


Lega en "Nueva Dimensión", un bonito bloque al lado de "El Filo" en el que vas cogiendo todas las patatas a contrapié o mejor dicho a contramano para luego tener un mantle sin nada para manos pero con unos buenos escalones. En estos momentos ni el follaje de los árboles hacía de filtro por lo que el sol apretaba y estábamos ya de moscas hasta las pelotas, muy pero que muy pesadas. No estábamos muy motivados, de hecho no llegábamos ni a un poco de motivación entre los 4 jinetes del apocalípsis que quedábamos por lo mientras decidían que querían hacer me puse a escalar un rato más las líneas fáciles de por ahí para seguir haciendo algo y trabajar la amplitud de movimientos y estirar todo el tema hombro. Y entonces nos acordamos de lo que nos había contado Davilo, Rubén y Gallego sobre unas líneas nuevas cerca de la ermita, abajo en la carretera y fuimos a buscarlas.
Antes de nada, voy a realizar una profunda crítica sobre las procesiones y eventos relacionados con los santos y las vírgenes. El fin de semana anterior cuando estábamos ahí, al marcharnos vimos que se estaba acondicionando la zona de abajo, pegada a la ermita, para la procesión de la virgen o la romería de no se qué. ¡Menuda mierda han dejado en el sitio! A las autoridades se les llena la boca con palabros como Patrimonio Nacional, etc pero eso parecía que ahí había estado un campamento de refugiados de la ONU. Todo por el suelo, restos de todo tanto orgánico como inorgánico. Luego se nos acusará a los escaladores que dejamos chustas o espadadrapos, que los dejamos muchas veces involuntariamente. Repito, eso de ayer era un asco. No he visto en mi vida nada más sucio y asqueroso, ni siquiera El Tranco en La Pedriza en verano supera el despropósito que ahí había. Lamentable, si para hacer una romería donde la gente baile, beba, rece, etc se ha de sacrificar una zona me parece lamentable como poco. No tendrán que invertir horas ni nada los encargados de la limpieza, que es una dotación de ¡dos personas, un vehículo y no mucha disposición para agacharse!

Volviendo al tema de escalada, nos acercamos a husmear por donde me habían indicado y fuimos encontrando algunas cositas de las cuales una de ellas era este bonito boulder con unas cuantas líneas. Lega, Broder y Diego se pusieron a probarla.


Diego probando una de estas líneas regleteras que sin ser difícil ayer no se dejó y es que el sol apretaba como si estuviéramos en el ecuador (geográfico no país, aunque coincidan).


Broder probando las regletas de esa línea bajo el siempre atento porteo de Lega y Wilma. Importante detalle de Lega, que por fin había conseguido la sombra para las piernas y el sol para el torso al aire libre. Poco más hicimos a partir de entonces, y yo tenía la presión de la boda que por otro lado no sabía a que hora era pero que cuando llegué a casa, tuve el tiempo justo de ducharme y cambiarme. A partir de entonces, bodorrio, pocas ganas de socializarme y contando las horas para ir a dormir.

Espero que la próxima vez que vuelva a El Escorial la patrulla de limpieza haya recogido la mierda que había, que repito no era poca. Siendo realista, pragmático y escéptico ni de ajo eso volverá a estar limpio.

No hay comentarios: