Climbing with Dr. Sputnik

Aquí se hablará de la vida, de lo humano y lo divino, de lo natural y lo metafísico, pero por encima de todo, con HUMOR.

29 ago. 2013

El Resurgir del Ave Fénix

Bueno, más bien parezco un gorrión buscando cobijo en plena estepa siberiana pero por algo se empieza, ya dejaré la mitología para cuando lleguen las grandes gestas. En definitiva, que en cuanto llegué de París tenía muchas ganas de escalar, de salir a la roca pero no se había terciado ninguna oportunidad y para lo que puedo hacer no me merece la pena ir lejos. Sin embargo, ayer habíamos quedado Lega y yo que nos acercaríamos a El Escorial por la tarde y sin prisas, con el saco de dormir en el coche por si se complicaba la cosa. Y llegábamos otra vez a uno de los sitios que más me gustan, y por cierto debo decirlo estaba muchísimo más limpio que en otras ocasiones. Así que con la calma por estandarte nos poníamos a calentar en la zona del "Karmita". Yo quería probar de subir los bloques más fáciles ya que no puedo hacer fuerza con el brazo derecho por el problema del corta y pega del tendón del bíceps, pero los hice y por fin tenía otra vez la sensación, el veneno en el cuerpo, la locura como me diría Javi Pec. Lega es otro rollo, está 2 meses de mudanza sin escalar e iba haciendo un bloque tras otro en sentido hacia arriba de dificultad. No había malas condiciones, unos 18º C muy ricos.


Yo me conformaba con escalar un poco y probar porque es difícil escalar sin bloquear, al menos con un brazo. Y a eso me dediqué en el Balón de Fútbol, prueba superada, en cuanto pueda bloquear me salgo de la Vía Láctea.


Mientras tanto Lega, aquí en "Karmita", iba haciendo todo lo que había por los alrededores, fiel a su estilo de ejecutor, un pegue y a por otro. Wilma protegiendo a su amigo como si de los guardaespaldas de Justin Biever se tratara.


Hubo un momento que pensábamos que se nos estropeaba la tarde-noche pero fue ver salir el arco iris por Chueca y saber que ya todo estaba solucionado. 


Lega en "El Casco" también resolviendo rápido y a por otro, yo en estos que había que hacer fuerza ya no los probaba, tengo cabeza, si no se puede pues no se puede.  De aquí nos movíamos ya hacia la zona de bosque de más abajo, por donde se encuentra "La Balanza". Sobretodo para seguir escalando que es de lo que se trataba, no era tarde de proyectos ni cosas raras, sólo rodar.


Lega en "Ivan's Move", siempre nos ha gustado este bloque pero ayer fue el único que se le resistió al amigo, no hice mucha sangre yo sobre el asunto porque no era el indicado. Ya después de unos intentos de enratone nos fuimos a cenar al bar y tras la charla  con el dueño nos dirigimos a nuestra habitación del hotel mil estrellar, y algún rayo, con vistas al pueblo.


Panorámica del Monasterio de San Lorenzo del Escorial desde el balcón donde nos hemos quedado a dormir, bueno lo de dormir si vale para Lega pero para mi, que en la cama y con almohadones aun duermo mal, ha sido un ir y venir de la fase REM a la semi-consciencia. Todo ello aderezado con las escaramuzas de Wilma con cualquier forma de vida, sus 17 comidas nocturnas e hidrataciones correspondientes. Eso si, ¡ya tenía ganas de empezar!
Desde ayer y desde aquí doy por inagurada mi pre-temporada de boulder, ahora ponerme fuerte y en enero a apretar como la mandíbula de una hiena.
Como le dije al amigo Gelu, sé cual es el camino y donde lo tengo que coger.

20 ago. 2013

I'm Back

Después de 3 meses de travesía por el desierto, con muchas horas de dolores y muchas horas de gimnasio y rehabilitación ya puedo empezar a escalar con suavidad. Si, con suavidad porque hasta el 15 de noviembre no tendré el alta definitiva para aplicar toda la Fuerza Subnormal (copyright by Tristón y Manolo). Hasta esa fecha las cirujanas que me operaron no me dejan apretar de verdad por el riesgo a que se desmonte el corta y pega que me hicieron en uno de los tendones. Sin embargo, ya puedo empezar a recuperar sensaciones y eso ya es mucho. Me perderé mi viaje anual de otoño a Fontainebleau, pero tendré que recuperarlo en invierno.


Había que probar ese hombro biónico nuevo, así que rodeado de los mejores, LuisitoJavi Pec y Eva, me puse a calentar y a moverme un poco e ir cogiendo confianza, mucho miedo a resbalar y pegar un tirón, así que con calma, mucha calma. Cantos gordos y mucho pie. Me queda una eternidad para recuperar el nivel que tenía, Standar Desgraciado Level, ya que ahora no encadeno una ferrata ni al quinto pegue.


Primeros dolores de antebrazos de nuevo, quemazón de yemas y dolores de fatiga por todos lados. ¡Me gusta!


Así que mañana volveré un rato y con disciplina, constancia y sufrimiento (joder, que lloro) espero estar escalando fuerte a principio de año. Mientras, a llevar lo mejor posible la siguiente etapa de recuperación y quizás, las más divertida.
Pronto, ¡El Ave Fénix resurgiendo de sus cenizas!